¿Cómo reclamar lesiones causadas en un bus urbano?

Una experiencia nueva en cada viaje

Reclamar lesiones no siempre es fácil cuando nos encontramos en frente de la Administración.

En poblaciones donde existen buses urbanos, es frecuente el uso de este medio de transporte por parte de la población.

El transporte público dentro de la ciudad, es más rentable que cualquier otro medio propio.

También resulta más práctico, ya que el circuito de los buses urbanos, se integra en vías de difícil o limitado  acceso para el tráfico particular.

Sin embargo, algo tan rutinario como coger el bus, se puede complicar en ocasiones por factores ajenas a nosotros.

La normativa municipal y la policía local intentan mantener libre los carriles reservados a estos vehículos.

No todas las ciudades son tan estrictas, y tampoco existen en todas ellas, carriles delimitados en la mayoría de líneas.

reclamar-lesiones

Suele ser una constante, el continuo trasiego de vehículos que ocupan esos carriles reservados.

Coches parados, vehículos comerciales en carga y descarga, motocicletas, ciclomotores, bicis, patinetes, incluso gente que cruza indebidamente.

Conductores con nervios de hierro

Conducir un vehículo de esa envergadura por la ciudad, por zonas estrechas y con multitud de obstáculos, se convierte en todo un hándicap.

Por si eso fuera poco, los conductores deben realizar muchos otros procesos inherentes a su puesto de trabajo.

Desplegar las rampas para discapacitados físicos, nivelar el piso del bus a la par del acerado, velar por el acceso y bajada de personas de edad avanzada.

Manipular con la máxima precaución posible los mecanismos de cierre y apertura de puertas, en vehículos a veces, atestados de público.

Y rizando aún más el rizo, cobrar los tickets cuyo pago se hace en efectivo.

Los usuarios del transporte público tampoco contribuimos demasiado en la seguridad de los viajes.

La mayoría de las personas que van en el interior del bus, viajan de pié, sosteniéndose como pueden, manipulando sus móviles.

Cargando bolsas o carros de la compra, sujetando a niños de corta edad, arrastrando equipajes por el piso, etc.

Tipos de siniestros

Cuando tiene lugar un accidente con viajeros que resultan lesionados, tenemos que distinguir dos tipos de siniestros bien diferenciados:

Siniestros cubiertos por el seguro de circulación: el accidente ocurre como consecuencia de un hecho derivado de la circulación.

Generalmente se dan cuando el vehículo está en movimiento, o cuando el bus inicia la marcha.

Aunque también puede tener lugar cuando el vehículo está parado y recibe un golpe de un tercero.

Pongamos varios ejemplos:

El autobús urbano inicia la marcha tras salir de la parada o la aminora bruscamente al llegar a ella.

Un viajero pierde el equilibrio, cae y resulta lesionado.

Tendría la consideración de siniestro cubierto por la responsabilidad civil de circulación.

Citemos otro ejemplo interesante;

Bus urbano parado en un semáforo en rojo, un ceda el paso o un paso de peatones, que recibe el impacto trasero o lateral de otro vehículo.

La póliza de circulación cubre las lesiones de cualquiera de los viajeros.

Siniestros cubiertos por el seguro obligatorio de viajeros (SOVI): ocurren cuando el bus urbano se encuentra detenido.

Pueden ser caídas al desplazarse los viajeros por el interior del bus, o golpes y caídas mientras los viajeros suben o bajan del vehículo.

También se considerará siniestro SOVI cuando las puertas del bus aprisionen accidentalmente a alguna persona.

Vamos a indicar algún ejemplo…

Se tramitaría como SOVI, un corte con elementos del bus o la contusión por caídas en el interior y al subir o bajar el vehículo mientras éste esté parado.

Caerse en la acera tras bajar del bus podría considerarse como SOVI. Podemos reclamar lesiones.

¿Qué demonios quiere decir esto de SOVI o de seguro de circulación?

Si una persona resulta lesionada en el autobús sea por la causa que sea, ¿no tengo derecho a que se le indemnice?

La respuesta es sí. Tienes derecho a reclamar lesiones.

Sin embargo, la ley establece distintos baremos de indemnización según el accidente sea considerado como SOVI o esté afecto a la R.C. de Circulación.

El Real Decreto 1575/1989, de 22 de diciembre, por el que se aprueba el reglamento del SOVI define en su anexo un baremo de indemnizaciones.

Las indemnizaciones por SOVI son mucho más reducidas que aquellas que se abonan por accidentes de circulación.

Puedes ver los baremos del SOVI aquí 

Algunas nociones sobre las cuantías en accidentes vinculados a la responsabilidad civil de circulación: aquí

Entonces, ¿cómo reclamo?, ¿qué hago?

Cuando nos desplacemos en bus urbano, debemos conservar siempre nuestro ticket o pagar con el bonobús.

El ticket acredita nuestro viaje, y en el bonobús también queda registrada la transacción: número de abono, día, hora y línea.

Si hemos resultado lesionados por la causa que sea lo primero es avisar al conductor y comentarle lo ocurrido.

El conductor tomará nuestros datos personales y teléfono y redactará un informe que entregará a la empresa al acabar su jornada.

Normalmente, el conductor entrega un volante al perjudicado para que sea atendido en una clínica concertada con la cia que asegura los urbanos.

Es importante acudir siempre a estos centros en el menor plazo posible, sobre todo si se trata de siniestros SOVI.

La ley exime a la día de la obligación de prestar atención médica al perjudicado, si éste quiere reclamar lesiones pasadas 72 horas del siniestro.

Si acudimos a estos centros, seguiremos el tratamiento médico recomendado hasta el alta y seremos indemnizados según los baremos.

Si el lesionado ha de ser trasladado en una ambulancia a un centro hospitalario, el propio hospital reclamará a la aseguradora.

Posteriormente, siempre vamos a poder reclamar a la compañía de seguros las indemnizaciones correspondientes.

Es importante destacar que debes comunicar al conductor del bus lo ocurrido antes de irte.

Si en ese momento no sientes molestias, puede que aparezcan después.

Es mejor comunicar el incidente aunque luego no se reclame nada, a no comunicarlo y reclamar a posteriori.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto. Puedes leer más en nuestra política de cookies.

Cerrar