¿Cubre la Sanidad Privada el COVID-19?

La Pandemia en España por COVID-19 ha hecho que el Sector Privado de Asistencia Sanitaria muestre su mejor versión.

¿Qué es el Coronavirus?

El SARS-CoV-2 o por su sobrenombre más conocido Coronavirus (COVID-19), pertenece a una familia de virus que causan enfermedades respiratorias.

Pueden llegar a ser leves o moderadas, como un resfriado común, pero también derivan en cuadros graves de neumonía y ocasionar la muerte.

Se sabe de este nuevo virus que tiene una gran capacidad para propagarse.

Además, no es preciso que un individuo presente síntomas para que sea capaz de infectar a otras personas.

Período de incubación

El período de incubación en personas se alarga en torno a las dos semanas, y el virus permanece inalterable en superficie varios días.

Otras fuentes científicas, consideran que el virus puede permanecer en un individuo asintomático por más de 27 días.

Y que en superficie su tiempo de vida llega a prolongarse incluso hasta nueve y quince días.

Un dato muy importante es que una persona curada puede seguir propagando el virus durante al menos dos semanas después.

¿Cubre la Sanidad Privada el Coronavirus?

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas más frecuentes y destacados de los que se tiene constancia ahora mismo son:

– Tos seca
– Fiebre
– Disnea (dificultad para respirar)

Otros síntomas de la enfermedad que pueden presentarse son :

– Astenia (debilidad o fatiga)

– Expectoración (expulsión de flemas)

– Dolor de garganta

– Cefalea (dolor de cabeza)

– Mialgia o artralgia (dolor de las articulaciones)

– Escalofríos

– Náuseas o vómitos

– Congestión nasal

– Diarrea

– Hemoptisis (tos con sangre)

– Congestión conjuntival

– Urticaria, sabañones y otras afecciones en la piel (sobre todo en niños)

¿De qué forma se propaga?

El medio de propagación más común son las gotas de saliva que expulsamos mientras hablamos, tosemos o estornudamos.

También a través de restos esparcidos por la superficies de elementos que continuamente tocamos.

De ahí que sea importante protegerse nariz, boca y ojos y no tocarse la cara con las manos sin antes lavarlas con agua y jabón.

El COVID-19 se transmite de persona a persona muy rápidamente.

Desde diciembre de 2019, y gracias a la globalización, este súper virus se ha extendido casi por todo el mundo.

Ha provocado una gran alarma social y situaciones de emergencia nacional en casi todos los países.

China, Italia, EEUU, España o latinoamérica son un claro ejemplo de la forma en que ha incidido en nuestras vidas.

¿Hay algún método para evitar el contagio?

Ninguno que sea totalmente eficaz.

Ni siquiera sirven la mayoría de la gran cantidad de mascarillas que se están vendiendo.

Tampoco muchas de aquellas que han proporcionado los propios hospitales a su personal sanitario en plena crisis.

Aunque siempre algo es mejor que nada.

Si se ha comprobado que utilizar mascarillas reduce el riesgo de contagios hasta un 70%.

¿Y por qué no valen las mascarillas?

Tengamos en cuenta que un virus es aún más pequeño que una bacteria, por lo que, para contenerlo el filtro debe ser eficaz.

La manipulación constante e incorrecta de la mascarilla por buena parte de la población, no ayuda mucho.

Es necesario utilizar una pantalla facial para proteger ojos y cara, además de equipos EPI y otras protecciones para el personal más expuesto.

Medidas de prevención

Lo que sí se aconseja para minimizar el riesgo de contagio son una serie de medidas de prevención, que serán más o menos útiles en función del contexto en que se den:

– Lavarse las manos con agua y jabón de manera frecuente a lo largo del día al menos durante 20 segundos.

– Evitar tocarse la nariz, los ojos y la boca si las manos no están limpias.

– Evitar el contacto directo con cualquier persona enferma.

– No compartir vasos, platos, cubiertos u otros útiles en casa o en el trabajo, sobre todo, si ya existen personas enfermas.

– Limpiar y desinfectar las superficies que se toquen con frecuencia

– No acudir a concentraciones, reuniones tumultuosas de cualquier tipo para evitar la exposición

– Si ya estás enfermo, sé responsable y no salgas de casa para evitar contagiar a los demás.

Ojo con aquello que vamos a comer o ingerir

– Cuando hagas la compra, procura pasar sobre la superficie de los productos un trapo con agua y jabón.

– Intenta lavar la fruta con remedios naturales o sustancias específicas inocuas para la salud, pero que logren desinfectar.

– Intenta mantener en casa una buena desinfección. No basta sólo con limpiar, hay que desinfectar.

– Mantén una “Zona Covid” donde dejes los zapatos de la calle, bolsas, ropa…

– Usa desinfectante para la ropa que traigas de la calle o lávala con un programa que alcance al menos 40º de temperatura.

– Dúchate siempre que vengas de la calle o hayas estado especialmente expuesto.

– Usa el sentido común cuando salgas de fiesta o de paseo.

– Aunque nuestra economía depende mucho del sistema de restauración, evita, todo lo posible, comer en terrazas, bares y restaurantes.

– Trae de fuera sólo comida que puedas meter en el horno durante algunos minutos a una temperatura de al menos 60º para eliminar posibles restos.

– Manipula con cuidado las bolsas y envases que recibas de repartidores a domicilio, muchos de los contagios se producen ahí.

Aunque el medio más eficaz para parar la propagación de la enfermedad es permanecer en casa y salir sólo para lo imprescindible.

Además debes:

– Evitar el contacto estrecho con familiares y amigos. Los típicos besos y abrazos que solemos dar.

Nadie va a querer pegarte el virus voluntariamente, pero es posible que no sepamos que lo tenemos.

– Parece paradójico, pero aísla a tus mayores lo más posible. Utiliza el teléfono y las nuevas tecnologías como la videollamada.

Ten en cuenta que aún no ha pasado la crisis. El virus no se ha ido. Está aquí para quedarse y convivir con nosotros.

Nuestros mayores son más frágiles y vulnerables y son un tesoro que debemos salvaguardar y proteger.

– Intenta hacer tu vida bajo esta nueva normalidad, pero usa el sentido común, protégete a tí y protege a los tuyos y no te expongas tontamente.

¿Las autoridades han actuado con diligencia?

La importancia de la economía, ha hecho que las autoridades de algunos países europeos, incluido España, hayan reaccionado mal y tarde.

Lo que ha provocado una saturación de los sistemas sanitarios como ha ocurrido en Italia o España.

También en otros países como EEUU, donde ahora mismo se libra una auténtica guerra contra este enemigo invisible.

Ya sabemos que no es un virus estacional, seguirá conviviendo con nosotros más allá del cambio de estación.

Prácticamente, ningún país del mundo tiene aún la dichosa inmunidad de rebaño.

Y hasta que una gran mayoría de la población se inmunice tras pasar la enfermedad o existan vacunas eficaces contra el virus, no habrá tregua.

En la actualidad, no hay ninguna vacuna ni medicamentos específicos para tratarlo.

Algunos medicamentos experimentales indicados para otras enfermedades están dando resultados positivos en la mayoría de los casos.

Sin embargo, toda precaución es poca para todas esas personas con enfermedades crónicas previas.

Especialmente, ancianos o personas que estén recibiendo algún tratamiento o padezcan de otras enfermedades que originen que su sistema inmunológico esté deprimido.

¿Cubre la Sanidad Privada los efectos del coronavirus?

La respuesta es sí.

En España, más de 10 millones de personas tienen contratado un seguro privado de salud complementario a la asistencia sanitaria pública.

De esa cantidad, el 80% aproximadamente son pólizas directas, mientras que el resto, un 20%, son colectivos de funcionarios del Estado.

Tras comunicar la OMS (Organización Mundial de la Salud), la pandemia mundial del brote por coronavirus de Wuhan, saltaron todas las alarmas.

¿Qué ocurriría en el caso de España?

Muchas pólizas excluyen de cobertura en casos excepcionales como las declaraciones de estado de alarma o excepción por ejemplo.

En ese sentido, Pilar González de Frutos, presidenta de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) y Unespa. ha asegurado que:

“las aseguradoras sanitarias seguirán dando cobertura a las personas con coronavirus incluso si la crisis se declara epidemia nacional”

Ya que “la prioridad de las empresas aseguradoras es la salud de los pacientes”.

Mientras tanto, ASISA una de las compañía más importantes del Ramo en nuestro país, confirma que:

“muchas pólizas de salud, en su articulado, incluyen las epidemias oficialmente declaradas en el apartado de prestaciones excluidas de su condicionado.

Pero ante la situación de crisis sanitaria nuestra prioridad es que los pacientes sean atendidos. No se va a repercutir ningún gasto al asegurado”.

Unespa

Desde Unespa una vez más quieren dejar claro la postura de la Sanidad Privada:

“la asistencia sanitaria está garantizada para todos los clientes.

Las aseguradoras de salud facilitan el acceso a la atención médica a quienes muestran síntomas de una posible infección en los centros adscritos a sus cuadros asistenciales.

Por su parte, los centros sanitarios privados están atendiendo a los enfermos y obedeciendo en todo momento los protocolos que marcan las autoridades sanitarias en el tratamiento de posibles infectados, como han reiterado en numerosas ocasiones sus asociaciones representativas.

La red sanitaria de titularidad privada está colaborando estrechamente con el sector sanitario público y los servicios de salud pública de las distintas comunidades autónomas con el fin de frenar la propagación de esta enfermedad”

“El sector asegurador español desea trasladar un mensaje de tranquilidad y reiterar tras este anuncio su firme e inequívoca colaboración con las medidas para controlar la propagación del coronavirus en España”.

Desde la Fundación IDIS, que agrupa a aseguradoras y clínicas del sector privado, quieren remarcar que “es importante trasladar la fortaleza del sector sanitario privado en España, que en la actualidad cuenta con 460 hospitales (58% del total) y 51.373 camas (32% del total en nuestro país) y que continúa con la mano tendida al sistema sanitario público y a las autoridades sanitarias -central y autonómicas-, en beneficio de todos los ciudadanos, haciendo un esfuerzo para dar cobertura a esta situación excepcional”.

¿Qué ocurre con los seguros de viajes?

Si estoy esperando para hacer un viaje, ¿me cubre el seguro la cancelación del mismo?

Este es un tema algo controvertido porque existen en el mercado multitud de compañías que ofrecen este tipo de seguros.

También existen una gran diversidad de productos. Incluso en una misma compañía, vas a poder encontrar varias modalidades de un mismo seguro.

Si ya tienes contratado el viaje y su póliza correspondiente de seguro, tienes que leerte concienzudamente las condiciones particulares (la póliza).

El condicionado general del producto, y las condiciones especiales del mismo si le son de aplicación son importantes igualmente.

Como existen en el mundo numerosos países donde se dan circunstancias políticas especiales las compañías de seguros suelen blindar sus pólizas.

Estas circunstancias pueden ser conflictos bélicos, guerras civiles y situaciones similares.

Cláusulas Limitativas y Alcance de la Cobertura

Las denominadas cláusulas limitativas establecen los límites de las compañías en sus coberturas y prestaciones.

En esta grave situación de pandemia internacional causada por el coronavirus, es importante revisar nuestra documentación.

Si has hecho el seguro por tu propia cuenta, es posible que tengas una póliza estándar, sin condiciones especiales y con las exclusiones típicas.

¿Eres una persona que has viajado toda la vida y a veces por países donde no se recomienda viajar?

Quizás tengas la experiencia de otros casos o la picardía de haber pensado en supuestos como este.

En ese caso, probablemente, tengas contratada la “declaración de zona catastrófica o epidemia en el lugar del domicilio del asegurado o el del destino del viaje”. 

Si es así, tendrás cobertura para cancelar tu viaje si aún no has salido.

Y si tienes entregadas cantidades a cuenta, tendrás derecho a su reembolso.

Si ya has hecho el viaje y esta situación te coge de lleno en el país en donde estás, tendrás derecho a volver y a que te reembolsen lo pagado.

Hay modalidades de seguro de viajes con una clausula de “libre desistimiento”.

Mediante esta cláusula, puedes cancelar tu viaje sin alegar ninguna causa justificada.

Es un seguro bastante más caro, pero puede que te haya compensado hacerlo.

¿Has contratado el viaje con una agencia?

Puede que ésta previendo situaciones que quizás se le dieron en el pasado; haya contratado esta cobertura y la haya incluido en el precio del viaje.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto. Puedes leer más en nuestra política de cookies.

Cerrar